sábado, 3 de junio de 2017

El cuaderno de Roboto

Bienvenido, querido lector. Tal vez hayas arribado a estas páginas siguiendo un enlace encontrado en alguna de tus redes sociales o quizás haya sido el azar de tu buscador predeterminado el que te haya abierto las puertas de mi mundo; en cualquier caso espero que halles lo que buscas.

En este blog encontrarás los relatos, guiones y obras de teatro, entre otros, que escribí durante mi etapa como bloguero militante, el botín recuperado de diversos blogs que surcaron el hiperespacio antes de chocar con las arteras rocas de la web 3.0 y hundirse en el olvido.

La calidad de los textos es variable, así como su temática, que va desde el erotismo hasta la ciencia ficción, pasando por el costumbrismo más rutinario. Aunque la mayoría de lo que escribí fue humorístico, o al menos intenté que lo fuera.

Siéntete libre de explorar este mausoleo literario. Este blog no se actualizará. Queda como un escaparate de mi obra, pero podrás encontrarme en los siguientes espacios:

. Cómo perder el tiempo en Internet: https://medium.com/cómo-perder-el-tiempo-en-internet
. El Expreso a Thule: http://elexpresoathule.blogspot.com
. La cultura... ¡qué locura!: http://laculturaquelocura.blogspot.com
. Twitter: @therealmoriarty

Si tienes algo que comentar, criticar o amenazar, puedes escribirme a: veranodeldescontento@gmail.com

miércoles, 10 de mayo de 2017

,

Alien: Ruptura

COLONIA ESPACIAL DF-345

Una pareja entra corriendo en el escenario. Está oscuro, tenuamente iluminado por una luz rojiza. Cierran tras de sí, jadeantes. Rápidamente comienzan a rebuscar entre las cajas.

                      ANTONIO
          ¡Busca un rifle de plasma o una
          torreta automática!
 
                      PURI
          Creo que eres demasiado optimista.
          Las armas se guardaban en las salas
          adjuntas a los barracones de los
          guardias, ¿recuerdas?
 
                      ANTONIO
          Pues entonces busca cualquier cosa
          que podamos usar como un arma.

Puri blande una espumadera en dirección a Antonio. Este se encuentra de espaldas y se gira rápidamente.

                      ANTONIO
          Mierda...

                      PURI
          Hemos ido a parar al almacen de las
          cocinas. Una vez más tu afilado
          sentido de la orientación ha
          resultado ser una birria.

                      ANTONIO
          ¡Como si hubiera tenido tiempo de
          pensar qué corredor tomar mientras
          veía cómo una de esas cosas se
          comía las piernas del electricista!
          Es un milagro que me hayan
          respondido y no me haya quedado
          clavado en el suelo. Y no te quejes
          tanto, tú bien podrías haber tomado
          el camino correcto.

Puri sigue rebuscando pero al final se rinde. Se sienta en
una de las cajas.

                      PURI
          Aquí no hay nada...

Antonio patea una de las cajas con desesperación antes de sentarse junto a Puri.

                      ANTONIO
          Recuérdame una vez más por qué
          tuvimos que venir a esta bola
          infecta en mitad del espacio
          inexplorado.

                      PURI
          Vivíamos en Murcia.


                      ANTONIO
          No es razón suficiente.

                      PURI
          Somos licenciados en Filosofía y
          Letras y no encontrábamos trabajo
          en la Tierra.

                      ANTONIO
          Podríamos habernos enrolado en un
          circo o haber repartido el 20
          minutos en la estación del
          aerotaxi.

                      PURI
          Hiciste un monólogo sobre el
          programa espacial español a
          principios de los 70.

                      ANTONIO
          Ja, ja. Muy graciosa. Eso es muy
          fan service.

                      PURI
          Pues déjame en paz y no preguntes
          gilipolleces, que estamos a punto
          de convertirnos en pinchos morunos
          xenomorfos.

Antonio echa un vistazo a su alrededor. Todo está oscuro y en silencio. Intenta pasar un brazo por los hombros de Puri. Ella, incómoda, no reacciona. Le mira fíjamente y le retira
el brazo.
                      ANTONIO
          Tampoco estamos tan mal...

Segundos en silencio en los que mira al suelo mientras Puri se muestra muy incómoda y mira al lado opuesto a donde se encuentra Antonio.

                      ANTONIO
                (Dubitativo)
          Puri... ¿te follaste al técnico de
          la antena?

                      PURI
          (Súbitamente enojada. Ofendida)
          ¡¿En serio Antonio?! ¿Eso es todo
          lo que se te ocurre preguntarme en
          este momento?

                      ANTONIO
          Cualquier momento es bueno para
          saber si tu relacion de catorce
          años ha sido traicionada por un mal
          polvo en el cuarto de control del
          núcleo.

                      PURI
                (Irónica) Uy, uno dice...
         
                      ANTONIO
          ¿Fueron más?

                      PURI
          ¿Y qué más da? Seguramente esté
          muerto.

                      ANTONIO
          Créeme que me gustaría que uno de
          esos bichos le hubiera atravesado
          el pecho con alguno de sus
          miembros, como él te rompió el
          culo.

                      PURI
          Por ahí no, Antonio. Ya lo sabes.

                      ANTONIO
          Vamos, Puri. Ya que has confesado,
          ¿para qué mentir más?

                      PURI
          Es que... La suya se ajustaba
          mejor.

                      ANTONIO
          ¿Cómo me tengo que tomar eso? La de
          veces que me has llamado
          pichacorta, que me has echado en
          cara que no tenía un pene sino un
          penne, un juego de palabras
          bastante penoso, todo sea dicho, y
          encima pasado de cocción.

                      PURI
          Ay mira, ¿qué importa si te haya
          sido infiel por un orificio o por
          otro? Pero, claro, es lo que podía
          esperar de ti, que te deleitaras
          con los detalles morbosos y te
          olvidaras de que lo que
          verdaderamente hace daño es que te
          rompan el corazón.

                      ANTONIO
          No, si eso te lo decía yo: "que no
          duele, que más duele una muela o
          clavarte un cuchillo en los dedos",
          pero tú te negabas en redondo. Erre
          que erre.

                      PURI
          Te hubiera dolido menos si le
          hubiera cogido de la mano,
          hubieramos ido a pasear a las
          granjas hidropónicas y nos
          hubiéramos declarado amor eterno,
          ¿verdad?

                      ANTONIO
          Pues sí, porque eso ya lo hice yo y
          no es para tanto.

                      PURI
          Pues el sexo anal sí, y sin catarlo
          te vas a quedar. Además, tú eres el
          que menos tiene que reprocharme,
          que de no ser por ti no estaríamos
          como estamos.

                      ANTONIO
          No me cambies de tema que eres
          mucho de eso tú.

                      PURI
          Perdona, pero no considero menor el
          hecho de que te trajeras esos
          huevos que encontramos en la cueva
          detrás del garaje. "Nos darán un
          buen dinero los de la Weyland
          Yutani". ¿Y a mí qué? Si seguro que
          querías el dinero para gastártelo
          en vinos.

                      ANTONIO
          Eso no es verdad, lo hubiéramos
          disfrutado juntos.

                      PURI
          Seguro... ¿cuándo has tenido un
          detalle conmigo?

                      ANTONIO
          Aquella vez en que...

                      PURI
          Continúa.

                      ANTONIO
          Sí, mujer, cuando fuimos a...

                      PURI
          ¿Te das cuenta de lo ridículo que
          suenas?

                      ANTONIO
          Pues esta vez te has equivocado.
          Mira lo que tengo aquí.

Antonio saca un fajo de créditos del bolsillo de la chaqueta.

                      PURI
          ¿Qué me quieres demostrar con eso?
          Por si no te has enterado, la
          presencia de xenomorfos en la
          colonia ha provocado el fin del
          capitalismo. Como cualquier otro
          desastre en un sistema aislado. Ni
          todo el oro del mundo serviría para
          comprar nada aquí. Esos billetes
          valen lo mismo que tu penne.

Antonio arroja los créditos a un lado. Se escuchan unos
gritos lejanos.

                      PURI
          Si al menos tuvieramos una Ripley
          en la colonia...

                      ANTONIO
          ¿Para qué quieres a uno de esos
          clones? Puede que nos hubiéramos
          librado de los aliens pero nos
          habríamos suicidado con tal de no
          escuchar sus lamentos.

                      PURI
          Es cierto, decían que habían
          mejorado el diseño pero los de la
          serie 3 seguían igual de
          depresivos.

                      ANTONIO
          Es que es algo congénito a las
          mujeres.

                      PURI
          ¿Ya estamos otra vez?

                      ANTONIO
          ¿Qué he dicho?

Puri pone los brazos en jarras e intenta imitar su voz, o voz de hombre en todo caso.

                      PURI
          ¿Qué he dicho? Ugh, ugh. Vuelvo a
          mi caverna a comer mamut.(habla de
          nuevo con su voz) Eres un cerdo
          machista.

                      ANTONIO
          Lo de machista sobraba.

                      PURI
          Y encima me vienes con bromas. En
          serio, ¿por qué me casé contigo?

                      ANTONIO
          Parece que en esta relación hay más
          preguntas que respuestas. ¿Quieres
          que te responda?

                      PURI
          Déjalo, era una pregunta retórica.

                      ANTONIO
          Cunni...

                      PURI
          ¡Antonio, por favor!

                      ANTONIO
          Tranquila, mujer. Pero no me
          negarás que te lo comía como nadie.
          Seguro que Paco no te lo hacía
          igual.

                      PURI
          Una dama no habla de esas cosas.

                      ANTONIO
          Lo sé, por eso te pregunto.

Puri se queda mirándolo con la boca abierta durante unos instantes.

                      PURI
          Te encanta sacarme de mis casillas,
          ¿verdad?

                      ANTONIO
          Será por el sexo de reconciliación.

                      PURI
          Pues espero que te guste ser pasivo
          porque lo único que vas a sentir
          penetrar es la cola de uno de esos
          bichos atravesando tu garganta.

                      ANTONIO
          Seguro que lo haría con más cariño
          que tus felaciones.

                      PURI
          ¡Pues bien que te corrías!
                      ANTONIO

          Como que me tenía que meter un dedo
          en el culo para...(se detiene)

                      PURI
                (Mirándole sorprendida)
                 No, no pares. Repite lo
                 que has dicho.

                      ANTONIO
          Que eres una pésima feladora.

                      PURI
          Eso no, lo otro, lo del dedo y tu
          ano. Claro, a veces me parecía raro
          que te contorsionaras mientras lo
          hacíamos, pero lo achacaba a una
          mera extravagancia.

                      ANTONIO
          (Avergonzado) Lo vi en un vídeo de
          la compañía y...

                      PURI
          No, si yo no tengo nada en contra.
          Pero estas cosas se hablan. O
          deberían hablarse para no
          terminar...

De nuevo todo queda en silencio. Parecen poner interés en lo que pueda ocurrir en el exterior, pero aparte de crujidos y escapes de gas ocasionales, no hay señal alguna de peligro.

                      ANTONIO
          ¿En qué momento dejaste de
          quererme?

                      PURI
          ¿Dejé?

                      ANTONIO
                (Conciliador) Está bien,
                 dejamos... ¿En qué
                 momento dejamos de
                 querernos?

                      PURI
          Si lo supiera hubiera cortado de
          raíz. No puedes parar la película
          de nuestra vida en el fotograma
          exacto en el que se apagó la llama.
          Imagino que fueron pequeños
          detalles aquí y allá: cuando no
          subías la tapa del retrete, cuando
          no cogías el teléfono si llamaba mi
          madre, cuando ibas a la panadería a
          por una baguette y volvías con dos
          barritas...

                      ANTONIO
          Mira que te dije mil veces que en
          la panadería de la colonia solo se
          hacían barritas porque el 70% de
          los colonos son alérgicos al
          gluten. Si quisieras baguettes sin
          gluten...

                      PURI
          ¡Puag! Eso para los modernos. El
          pan no me sabe igual. ¡Me quitarán
          el gluten de mis frías manos
          muertas!

                      ANTONIO
          Ssshh. No lo digas muy alto que
          puede que ese momento llegue antes
          de lo que piensas.

                      PURI
          Bah, cuando embarqué en aquella
          nave colonial sabía los riesgos que
          corría. No tengo miedo a morir.

                      ANTONIO
          Yo tampoco, pero lamentaría no
          haberme follado tu culo.

                      PURI
          Me das mucho asco, Antonio.
          Apúntalo a la lista de cosas que
          hicieron que aborreciera estar a tu
          lado.

                      ANTONIO
          ¡Pero si solo es un comentario para
          distender el ambiente!

                      PURI
          Además, ¿te das cuenta de la
          fijación que tienes con el tema?
          ¿Hay algo que te ocurriera de joven
          y nunca me hayas contado? Qué se
          yo, ¿cuando eras monaguillo?

                      ANTONIO
          ¿Qué insinúas? ¿Es que acaso no
          tengo derecho a nuevas
          experiencias? El misionero está
          bien para las primeras doce mil
          veces, pero termina cansando.

                      PURI
          ¿Te parece poca experiencia habitar
          un planeta en pleno proceso de
          terraformación en el que yace una
          gigantesca nave alienígena que ha
          resultado contener a la especie
          animal más mortal conocida por el
          hombre?

                      ANTONIO
          Pues ya que lo dices, mejor que te
          hagan una felación. (Se mira el
          paquete, la mira a ella y sonríe)

                      PURI
                (Se queda mirándolo,
                 primero con sorpresa y
                 con asco, pero el gesto
                 va mutando hacia una
                 fría comprensión)
                 ¿Sabes? Pese a que me
                 cueste reconocerlo...
                 Echaré de menos cómo
                 intentas quitar hierro a
                 los problemas. Aunque
                 sea a base de bromas
                 baratas sobre sexo.

                      ANTONIO
          No hables en pasado. Todavía no
          estamos muertos.

                      PURI
          Pero lo nuestro sí.

                      ANTONIO
                (Durante unos segundos
                 calla) ¿Por qué lo
                 hiciste?

                      PURI
          Porque me aburría.

                      ANTONIO
                (Con tono derrotado)
                 ¿Porque te aburrías?
                 Haber jugado al Colonos
                 de Hadley´s Hope,
                 podrías haber montado tu
                 propio sintético en
                 fascículos o alistarte
                 en los marines
                 coloniales, incluso
                 tirarte al técnico de la
                 antena, pero ¿y el del
                 gas? ¿y el kioskero? ¿Y
                 mi amigo Chema?
         
                      PURI
          Es que me aburría mucho...

Se vuelven a quedar en silencio. Antonio se levanta con
cuidado de no hacer ruido y pega la cabeza a la puerta.

                      ANTONIO
          No parece haber nadie. Tal vez los
          xenomorfos hayan sido exterminados.

Abre la puerta lentamente. Una cola de alien le atraviesa la
garganta. Puri se levanta de un salto presa del terror. La
cola se mueve amenazadora arriba y abajo pero luego
desaparece. Puri corre hacia el cuerpo de Antonio.


                      PURI
          Siento mucho lo que hice...

                      ANTONIO
          No te preocupes.(tose) Era mejor
          así...

                      PURI
          Ojalá me hubieran programado para
          llorar...

                      ANTONIO
          Yo hubiera preferido que te
          hubieran programado para dejarte
          dar por...

Antonio muere. Puri deja su cuerpo en el suelo y lo observa
unos instantes. Se asoma a la puerta y desaparece por ella
sin mirar atrás.
Fin
                     
         
                     
                     

domingo, 10 de abril de 2016

Amunike, padre de Luis Enrique

El juego se desarrollaba con un ritmo lento, cobarde; un toma y daca interminable con pérdidas de balón constantes por parte de uno y otro en el centro del campo, que hizo que la defensa bajara los brazos confiada en que la medición constante de fuerzas no desembocaría en un conflicto abierto.

Amunike miraba con desesperación el marcador, y de este pasaba la mirada a su reloj. Los minutos se sucedían y sus jugadores eran incapaces de crear una sola oportunidad de gol. No le había importado demasiado durante el transcurso de la primera parte pues el contrario estaba igual de encorsetado, sin ideas frescas ni la necesidad de tomar un riesgo innecesario de forma tan temprana. No les culpaba. Tanto para un equipo como para el otro, había sido toda una sorpresa el verse en la final del Mundialito de Clubes, tras derrotar a los equipos de Asia y América, los favoritos del torneo y dominadores del fútbol mundial desde prácticamente su creación en el valle de Shenzen. No podían permitirse perder el título por un descuidado hijo de la premura.

El prolongado silbido del árbitro le sacó de sus reflexiones. Aquella intensidad solo podía verse motivada por el intento de imponerse a las posibles protestas airadas que pudiera recibir por la decisión que iba a tomar, lo que significaba: penalty, expulsión o ambas cosas.

- Venga, no me jodas, Rafa - musitó para sí mientras trataba de averiguar qué había pasado - Debería haber estado más pendiente - se lamentó.

Pero la acción del colegiado no iba contra ellos. Bogarde, su asistente, se acercó y le clarificó lo sucedido: el lateral derecho del Ayer´s Club había derribado a Sestao Silva, estrella del equipo, dentro del área.

- ¡Penalty a nuestro favor! - gritó de júbilo el nigeriano.

Era el minuto 81. La gloria estaba a un paso. No duró mucho su alegría. Silva, dios sabría por qué, decidió tirarlo a lo T´challa. Si le hubiera salido bien, hubiera entrado en los anales del deporte, pero el portero aguantó lo suficiente la posición como para adivinar su ardid y blocó fácilmente la pelota.

Sestao cayó de rodillas y el mundo se detuvo a su alrededor. No pudo escuchar cómo Amunike le recriminaba por tamaña imprudencia. Y le abroncaba no por el posible desenlace del partido, sino por el del propio jugador, que de perder la final podría dar por acabada su carrera debido a las críticas feroces que de seguro recibiría en los diarios deportivos. Bien lo sabía él...

Después de la ocasión perdida, el equipo se desmoronó y a duras penas pudo contener las acometidas del adversario, que se acercaba cada vez con más peligro a la portería. Tras un saque de esquina cerrado que no encontró destinatario, Mutombo, el portero, se hizo con el balón. Apenas unos segundos restaban para el final del tiempo añadido. Miró al campo contrario en busca de un compañero desmarcado, y entonces le vio, agitando los brazos al borde del circulo central.

Con casi todo el equipo contrario metido en su área chica, Mutombo propinó raudo un soberbio chupinazo a la pelota, que voló sobre las cabezas rivales hasta alcanzar a Luis Enrique, el león albino, que la controló con el pecho para correr hacia la meta rival. Se escoró a la banda para evitar a los centrales, que no habían subido a rematar el anterior córner, pero el número 3 le salió al encuentro y le dio alcance a un par de metros del punto de castigo. Se zafó de él con una finta, haciéndole creer con un giro de cintura que le regatearía por la derecha para, en el ultimo momento, arrastrar la pelota hacia el lado contrario dejando al defensa sentado en el suelo. El camino hacia la meta estaba expedito. El cancerbero, sorprendido, salió corriendo hacia él en un improbable intento de achicar el espacio libre de la portería. Luis Enrique vio la oportunidad, y con un ligero toque con la puntera de su bota, lanzó el esférico al cielo en un tiro parabólico perfectamente calculado.

El corazón de Amunike se detuvo por un instante.

Nunca le había gustado Europa, con sus ciudades insalubres, su ancestral atraso tecnológico, la inseguridad y la miseria de sus calles... Hubiera preferido estar en Kim Corea de vacaciones. Sin embargo, de vez en cuando salía de aquel viejo continente algún que otro jugador que despuntaba en las ligas africanas, y en ese viaje esperaba encontrar al próximo diamante en bruto que él se encargaría de pulir. Había acudido a aquel pueblucho de Hispania para comprobar de primera mano los informes de sus ojeadores, que habían puesto sus ojos sobre un volante izquierda que jugaba en el Xixón C.F. de la Primera Liga Nacional Hispánica. Previamente había estudiado decenas de cintas con partidos del chaval, que apenas sobrepasaba los 18 años. Le había sorprendido gratamente: abría el juego, atajaba muchos pases y tenía olfato para el gol, nada menos que 15 tantos en 27 partidos; aunque era cierto que la Liga Hispánica era una competición menor y por tanto habría que comprobar su rendimiento en la Liga Nigeriana, mucho más exigente y con un estilo de juego más directo.

Antes de ofrecerle una oportunidad, tenia que verle en persona. Aquella jornada jugaba contra el Madrid Atlético S.A., en un partido intrascendente por un puesto en mitad de la tabla. Luis Enrique hizo un partido magnifico, marcando un gol y dando asistencias para otros dos. Más tarde, Amunike descubriría que un directivo del club le había informado de que "El Águila Matadora" se encontraba en las gradas para verle jugar. Seguramente le habría servido de motivación aunque según sus números no le hubiera hecho falta más.

Habló con él en los vestuarios, cuando los demás jugadores ya se habían marchado. La discreción era esencial para evitar que algún equipo rival levantara la liebre. Luis Enrique se mostró ilusionado por jugar en África y poder disputar trofeos de categoría mundial. Además, el dinero le vendría muy bien, terminó reconociendo cuando selló el acuerdo verbal con un apretón de manos.

Esa misma noche, Amunike cogió un vuelo para hablar con el presidente del club. Normalmente, tenía autonomía para fichar a cualquiera, solo debía evitar no superar cierto limite en el presupuesto, sin embargo sabía que en esa ocasión, pese a que costaría apenas una tercera parte de lo que pagaron en el mercado de invierno de la temporada pasada por un tuercebotas que apenas se lesionó nada más comenzar el primer entrenamiento, las cosas serían distintas.

- No sé... Es blanco, Emmanuel -. Apuntó el presidente con cierta reticencia.

- Vamos Lucky, no sería el primero. Ahí está el Seventh Wonder con ese jugador alemán o el Zambia United y su cantera de galeses.

- Pero sería el primero del Águilas Doradas. No sé si sentaría bien a nuestros seguidores. Demasiado riesgo corrí ya contratándote. Sabes que parte de la afición no te quería, y tengo mis dudas de que hayan cambiado de opinión en la actualidad pese a tus buenos resultados.

Le había mentido, no tenía ninguna duda, estaba totalmente seguro de la animadversión de los Aguileños, el grupo de seguidores más radical, que tenían su "nido" en el fondo sur, por el entrenador. Habían pasado más de diez años y todavía no le habían perdonado el fallo durante el mundial de Pekín. La mejor ocasión que tuvo Nigeria para alzarse con el cetro mundial. Si hubiera metido aquel gol...

Pero el entrenador insistió. Apeló a la necesidad que tenía el equipo de cubrir el hueco de Kingsley, que se había marchado del club tras recibir una oferta irrechazable del equipo rival: Las Hienas Insondables F.C. Ese jugador blanco era el único refuerzo con garantías que podían conseguir en tan poco tiempo. Finalmente, el presidente cedió.

Una semana después, Luis Enrique tomó un ferry hasta la Arabia Argelina y desde allí puso rumbo en jet privado hasta Olémo, la capital del país, donde estaba radicada la sede de las Águilas Doradas. La liga estaba a punto de comenzar pero antes de que empezara a jugar, debía aclimatarse. El clima húmedo y sofocante de la zona mermaba sus fuerzas. Necesitaría al menos un par de meses de intensa preparación física.

Sin embargo, tras dos encuentros disputados, las cosas iban mal para las Águilas. Un partido perdido y un empate in extremis había hecho cundir el nerviosismo en las gradas, en las que, apenas audibles, comenzaban los cánticos contra Amunike.

Ante la falta de un volante izquierdo solvente, este se había visto obligado a cambiar el esquema de juego, a lo que no estaban acostumbrados los jugadores. El presidente le llamó la noche en que cosecharon su segundo empate consecutivo. Le recriminó por no sacar a Luis Enrique, después de lo pesado que se había puesto con su contratación. Intentó explicarle que debía aclimatarse o que de lo contrario no rendiría, pero sus palabras fueron ignoradas. En el próximo encuentro jugaría sí o sí o lo devolverían a los campos de maíz de donde lo habían sacado.

El estadio bullía con el fervor casi religioso que se apodera de las masas al intuir la inminencia del inicio del choque. En las gradas, historias de amor y odio, pasión y euforia desatada se inflarían en instantes como pompas de jabón y alzarían el vuelo hacia el cielo estrellado, para explotar en mil pedazos de nada en respuesta a una acción determinante en el césped. Luis Enrique miraba a su alrededor fascinado, jamás había estado en un campo tan grande. Aun así, sonreía feliz por la oportunidad de la que disponía.

Los primeros compases del juego intentó ubicarse en el terreno. Los flashes de las cámaras de los espectadores, los gritos, las protestas de los jugadores, se arremolinaban en su mente impidiéndole pensar con claridad. Y encima hacía tanto calor... No intervino demasiado en el juego, apenas un par de pases cortos con los que se quiso quitar la pelota de encima cuanto antes. No estaba en sus planes ser el protagonista de la noche. Sin embargo, diez minutos antes del final de la primera parte, perdió la marca del delantero rival y este terminó por anotar un tanto.

De camino a los vestuarios comenzó a escuchar los primeros insultos: ¡Blanquito despierta! ¡Vuelve a tu ciénaga! ¡Coco Bongo! Este último no lo entendió, pero le dolió igual. En la segunda parte las cosas no mejoraron. Luis Enrique tuvo una actuación desastrosa, en consonancia con el resto del equipo pero él fue el pararrayos de todas las protestas. Volvió a casa hundido y se cuidó de poner la tele para evitar oír más críticas. Ya le habían dicho que ni se le ocurriera echar un vistazo a "La choza", el programa deportivo con más audiencia, y más despiadado, del momento.

Amunike supo que algo iba mal con su apuesta personal cuando le informaron de que Luis no iría a entrenar por segundo día consecutivo a consecuencia de una microrrotura fibrilar en la pantorrilla derecha. Los médicos, tras examinarlo, no habían visto nada raro, pero el jugador insistía en que le dolía. Lo mejor era no arriesgar.

Tras dar por concluido el entrenamiento, cogió un taxi y se dirigió a casa del hispano, donde le encontró tirado en el sofá bajo una tonelada de mantas. Decidió no andarse por las ramas.

- Yo también sufrí de tu dolencia hace mucho tiempo. Al principio me dije que sería cosa de un par de semanas, que me recuperaría, mejor o peor, pero saldría adelante. No fue así, ¿sabes?

Luis Enrique levantó la vista. Tenía los ojos vidriosos. Amunike se asomó al ventanal del salón que daba al Parque Yanga, orgullo de Olémo. La lluvia caía con hipnótica parsimonia.

- Ocurrió justo después del Mundial de Pekín. Mis compañeros me arroparon los meses siguientes pero... -. Cerró los puños con fuerza. - No podía quitarme esa imagen de la cabeza: una portería vacía, un país en silencio y otro conteniendo el aliento, ambos con el alma en aquel balón que reposaba en mis pies. Le di lo mejor que supe y se fue por un lateral. Oía los gritos de júbilo de los chinos, pero aún más estruendosos eran los gritos mudos de mis compatriotas. No pude mirarles a la cara...

- Recuerdo haber visto aquel partido con mi padre -. Le interrumpió Luis Enrique. - Me apenó que perdieran el título porque lo merecían. Su equipo llevaba varios años en lo más alto de la élite futbolística y usted era considerado la mayor estrella de África. Estoy seguro de que nadie le reprochó nada.

- Sí que lo hicieron. Las protestas fueron tan multitudinarias que tuve que exiliarme a la liga americana. Sin embargo, me recuperé. - En ese momento se volvió hacia Luis Enrique. En su mirada, este podía ver las llamas de la determinación. - Comprendí que uno debe asumir sus errores y tratar de enmendarlos. Y por eso me hice entrenador. Cometí un error, cedí a las presiones para que jugaras sin estar preparado. A partir de mañana entrenaré contigo y hasta que no estés preparado no volverás a saltar al terreno de juego. Tienes mi palabra.

Y así lo hizo. Durante cuatro meses estuvieron entrenando sin descanso mientras las Águilas Doradas se desempeñaban lo mejor posible. En el día del renovado debut de Luis Enrique, se enfrentaban al líder. Si se hacían con la victoria, le arrebatarían el puesto.

El hispano hizo uno de los mejores partidos de su carrera con dos goles y quince robos de balón. Cuando fue sustituido, recibió una gran ovación. A partir de entonces se ganó el cariño de los aficionados e incluso se creó una Peña Luis Enrique formada por inmigrantes europeos. Por su parte, el Águilas Doradas terminó por ganar la liga y clasificarse para el Mundialito de Clubes que se celebraría en Nigeria. Durante la fiesta de celebración, en la sala atestada por directivos, jugadores y familiares, las miradas de jugador y entrenador se encontraron por un instante y se sonrieron.

El corazón de Amunike volvió a latir. Contempló cómo el balón describía una parábola inenarrable y cómo se hundía en las redes contrarias tras rozar el travesaño. El árbitro pitó, certificando la validez del tanto y, acto seguido, su silbato volvió a sonar por última vez para dar por terminado el encuentro. Luis Enrique saltó de gozo y antes de que aterrizara, ya se estaba dirigiendo a toda velocidad a la banda, hacia el entrenador que tanto había confiado en él. Mientras, la grada, como muestra de respeto a maestro y pupilo, y reconociendo la valía y el pundonor de este, coreaba: Luis Enrique, tu padre es Amunike. ¡Luis Enrique, tu padre es Amunike!

domingo, 22 de marzo de 2015

La muerte del Perro Aguayo Jr.

Pedro Aguayo era hijo del Perro Aguayo, una leyenda de la lucha libre mejicana, donde la narrativa del espectáculo estadounidense es eclipsada por la técnica, las cabriolas, las llaves elaboradas y los golpes secos y bien dirigidos. De su padre tomó el nombre y una carrera en un deporte que a muchos parece una farsa pero que cumple con el cometido de toda actividad dirigida a las masas: entretener.

Ayer, durante el transcurso de un combate en Tijuana que le enfrentaba, entre otros, a Rey Misterio, el conocido luchador de la franquicia WWE, recibió de este una patada que le derribó contra las cuerdas cayendo inconsciente al instante.

El Perro Aguayo yacía inerte sobre la cuerda en la que se dejaría la vida cuando uno de los luchadores se acercó a él. Notó que su cuerpo estaba laxo, que no respondía. Sin dejar de mirar atrás, quién sabe si en busca de ayuda o para controlar a sus rivales, le apremió a que se levantara. Debía de ser lo segundo, porque en ese momento otro luchador se acercó a aquel rincón e intentó propinarle una patada que consiguió esquivar sin problemas.

Tras su máscara miró a su atacante con incredulidad. ¿Acaso no veía lo que había pasado? Pero el incrédulo era él porque a su espalda continuaba el combate. Los luchadores seguían a lo suyo y no le quedó más remedio que unirse a ellos. Mientras, el Perro agonizaba y el mundo seguía girando, impasible a la tragedia jaleada por un público que no reaccionó hasta que fue demasiado tarde.

Un árbitro, un miembro de la organización, uno de los entrenadores, alguien debía ser, en definitiva, zarandeaba el cuerpo de un lado a otro buscando una reacción mientras a escasos centímetros se sucedían los agarrones, los puñetazos, los lanzamientos contra el cuadrilátero...

Luego vendrían las sospechas de negligencia médica, las carencias de la organización, los deberían y los tendrían que haber, los arrepentimientos...

Pero sobre todo me ha sorprendido, tras ver las noticias, cómo la tragedia de un hombre puede servir como metáfora del destino de una nación.

viernes, 5 de septiembre de 2014

,

El expreso a Thule Drinking Game

El otro día, tras leer un libro de marketing que había robado de la biblioteca hacía varios lustros y que apareció en un cajón como un amor de verano, de improviso, me dije: ¿cómo puedo hacer para mejorar mi marca personal? ¿Hay algún método para incentivar a posibles lectores para que lean el blog? ¿Debería devolver el libro a sus legítimos dueños y afrontar el castigo aparejado o paso de todo?

La respuesta se descubrió diáfana: el vicio. Como el vicio de la carne está sobreexplotado y ya no tiene efecto en una sociedad inundada de porno en cualquier ámbito, me decidí por la bebida. Y de ahí surge este "Drinking Game", práctica que hizo un amago de convertirse en tendencia hará unos cuantos meses pero que se quedó en un quiero y no puedo, como la carrera musical de Estefanía de Mónaco.

Las instrucciones son sencillas. Se imprime esta maravillosa imagen, se la coloca uno junto al portátil, la tablet o los libros recientemente publicados, y se comienza a leer hasta que se dé alguna de las circunstancias que se describen en el tablero. En ese caso, deberéis beberos un chupito. De lo que sea. Yo no voy a juzgar.

Advertencia: Está diseñado para que os pilléis una cogorza de campeonato, así que si sois abstemios o, como yo, no bebéis alcohol, os recomiendo que toméis algo más suave, como el Champi o el gintonic con pepino.


PD: No devolví el libro.

Tras las sugerencias recibidas por parte de los lectores con ganas de fiesta, pongo a disposición de todos una edición extrema del juego de beber de El Expreso a Thule, solo para metahumanos con voluntad de hierro, hígado de acero y seguridad social al día. Si alguien decide jugar, que sepa que lo hace por su cuenta y riesgo. Si os morís luego a mi no me vengáis a echarme la culpa. Si acaso como en la escena aquella de Los Cazafantasmas, pero avisad antes para que esté despierto, que luego pienso que es un sueño y claro, no se disfruta igual.

jueves, 17 de julio de 2014

A diario

Siento daros el coñazo de nuevo, pero el caso es que aquí estoy otra vez, con una nueva promoción literaria. En este caso, A diario, un libro escrito en apenas dos días para un concurso y que bla, bla, bla. Yo también me canso de escribir estas cosas, no os creáis, pero, o lo pongo en el blog, o me olvido de que lo tengo editado.

Para los que estéis pensando que a ver si termino ya con este intento patético intento de Teletienda de libros, deciros que aún me quedan por sacar siete, en distintas etapas de edición, así que todavía tendréis que aguantar un poco más.

Y ya está. Tampoco sé muy bien qué decir... ¿alguna para follar? Na, eso está muy visto, y al final nunca hay nadie. De todas formas, hablando de eso, ¿conocerán las nuevas generaciones el chiste del perro Mistetas? Ojo, que puede que una de nuestras enseñas culturales vaya camino de la extinción. Si conocéis a algún púber de manos encallecidas, preguntadle a ver. Y si no lo conoce, difundid la palabra para que Mistetas, no se pierda nunca en la negrura de la ignorancia.

Que si de paso queréis leer el libro, que en dos días no esperéis La Regenta y además fue hace casi una década, cuando estaba empezando, lo tenéis aquí en PDF: https://dl.dropboxusercontent.com/u/5334490/A%20diario.pdf

martes, 15 de julio de 2014

,

Un día completo

Continuando con los festejos por el décimo aniversario del blog... que ¿qué festejos? Bueno, haberlos, haylos. Sin ir más lejos, hace unas cuantas noches soñé con una barbacoa en la playa de la que disfrutábamos todos nosotros. Si damos por hecho que el mundo de los sueños es una dimensión paralela con la que conectamos cuando nos dormimos, pues se puede decir que lo hemos celebrado por todo lo alto, orgía final incluida.

Venía diciendo que sale a la venta un nuevo, me da vergüenza llamarlo así, libro editado por el menda. En esta ocasión, la versión en papel del segundo blog-juego que escribí hace un lustro: Un día completo. Para la ocasión he fusilado, sin pasarme demasiado porque por las noches me sacaba el graduado, la portada de los míticos libros de Elige tu propia aventura en los que están inspirados tanto este como Jim del espacio exterior. Además le he dado un buen repaso y he eliminado faltas de ortografía, incongruencias, fallos en la lógica de la narración y una foto mía semidesnudo que colé sin querer en el post 102.

No he puesto el libro a la venta para evitar posibles demandas por parte de quien tenga ahora los derechos de los libros de ETPA. Si alguien, por alguna extraña razón quisiera hacerse con un ejemplar, que me lo diga. También podéis leerlo en PDF en la siguiente dirección: https://dl.dropboxusercontent.com/u/5334490/Un%20dia%20completo.pdf  

Aunque por el formato que es, sería mucho más cómodo si os vais a la dirección del blog-juego. No os lo recomiendo. Mejor dedicad esos preciados minutos en trabajar y comprar un billete para verme y hacer que la orgía se haga realidad, porque lo de la otra dimensión, entre tú y yo, es un camelo muy gordo.